Solaray Selenium 50 Mcg 100 Cápsulas

076280046809

New product

Participa en la eliminación de peróxidos y radicales libres, tóxicos para las membranas de las células sanguíneas, hepáticas y de otros tejidos y protege de los efectos tóxicos de los metales como el cadmio, el mercurio, el plomo y el arsénico.

Más detalles

4 artículos

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

11,47 € IVA incluído

Más

Descripción

La principal función del selenio en el organismo es como constituyente de la glutation peroxidasa, un importante enzima antioxidante. Participa en la eliminación de peróxidos y radicales libres, tóxicos para las membranas de las células sanguíneas, hepáticas y de otros tejidos y protege de los efectos tóxicos de los metales como el cadmio, el mercurio, el plomo y el arsénico.


El selenio actúa sinérgicamente con las vitaminas E, A y C en sus acciones antioxidantes. Destaca su protección antioxidante a nivel ocular y en la piel, ayudando a neutralizar los radicales libres producidos por los rayos UVA.


El selenio es necesario para la correcta formación y movilidad de los espermatozoides, para el mantenimiento del sistema inmune, para la producción de las hormonas tiroideas, para la salud de cabello y uñas y puede contribuir a aliviar los sofocos y el malestar causados por la menopausia. Los vegetarianos y personas con trastornos metabólicos, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial y diabetes son susceptibles a presentar un déficit de selenio, y también se ha observado que en enfermos reumáticos y en ciertos tipos de cáncer hay unos bajos niveles de selenio en el organismo.

Composición por cápsula:

  • 50 mcg de selenio (orgánico ligado a levadura).

Modo de empleo:

Tomar 1 cápsula al día con la comida.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escriba una reseña

Solaray Selenium 50 Mcg 100 Cápsulas

Solaray Selenium 50 Mcg 100 Cápsulas

Participa en la eliminación de peróxidos y radicales libres, tóxicos para las membranas de las células sanguíneas, hepáticas y de otros tejidos y protege de los efectos tóxicos de los metales como el cadmio, el mercurio, el plomo y el arsénico.